Elecciones en un clima de violencia en España

Comparte tu activismoShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Email this to someone

Vas a votar en una situación en la que España sufre una violencia estructural y ‘sistémica’ acrecentada desde el inicio de la crisis económica. 

Este tipo de violencia es objetiva pero invisible y tiene un gran impacto en aquellas personas más vulnerables. Si has vivido alguna crisis sabrás que el apoyo de tu entorno, junto con tu capacidad de superación, es lo más importante. Por ejemplo, de una crisis de pareja se sale juntos o se rompe. En una crisis familiar se permanece unidos o hay una separación. En una crisis deportiva hay que ir todos a una o se pierde. En una crisis personal te levantas o caes en una depresión. Entonces, por lógica, un país sale de una crisis económica, social y política todos juntos o no sale.

Fuente: protestadigital.com

Fuente: protestadigital.com

España ha evitado, y no soy experto en economía, un desastre económico y bancario, quizá empresarial muy grave. Se ha reducido el número de desempleados que se sitúa en 4.149.298, se ha reducido la tasa de déficit público del 11% del PIB en 2009 al 5,8% en 2009, las tasas de crecimiento suben y los datos macro económicos así lo indican. Pero…

… El porcentaje de españoles que viven bajo el umbral de la pobreza ha aumentado desde el inicio de la crisis y se situó en el 22,2% en 2014, según la Encuesta de Condiciones de Vida 2014, del INE. Este estudio también refleja que el 35,4% de los menores de 16 años se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión, una tasa que lleva tres años al alza. Además, el país tiene una de las tasas de pobreza infantil más altas de la OCDE, situada en un 21,7%. El porcentaje de españoles en situación de riesgo de pobreza y exclusión social también se incrementó hasta el 29,2% de la población, la más alta desde que se mide la pobreza con el índice europeo Arope, como refleja el informe sobre ‘El Estado de la Pobreza’. También, según la OCDE, España ha sido, entre 2008 y 2014, el país que más ha reducido la cooperación al desarrollo del 0,45% al 0,14%. Además, más de 100.000 personas dependientes han fallecido en lista de espera antes de recibir la prestación reconocida por su grado de dependencia, una de cada cinco personas dependientes, según el Informe 14 del Observatorio de la Dependencia. Y, por último, la OCDE, en su informe ‘Government at a Glace’, indicó que España es el país con más desigualdad entre ricos y pobres

¿Por qué llamarlo violencia? 

Esta violencia no es física y visible como pueda ser la violencia de género (otra lacra que ha aumentado durante la crisis), el robo o el asesinato. Es una violencia estructural e inherente al sistema que ha generado y aumentado el número de personas vulnerables por fenómenos como el desempleo, la pobreza, el hambre, la desigualdad económica, la injusticia, la exclusión social y la marginalidad. Estas personas están en tu día a día y son desempleados, sin techo, empresarios y trabajadores que por la crisis no han tenido una segunda oportunidad y han caído en una situación de pobreza, familias que no llegan a fin de mes y acuden a los Bancos de Alimentos, dependientes y sus familias, desahuciados, padres y madres que no pueden dar de desayunar a sus hijas e hijos antes de ir al colegio, y un largo y desagraciado etcétera. 

¿Recuerdas tu vida antes del 2007? En los medios de comunicación prácticamente no se hablaba de esto porque, aún existiendo, afectaba a una parte minoritaria de la población española. Y ahora, ¿cuántas personas conoces que hayan tenido que recurrir a la ayuda de ONGs? ¿Pensabas que esto podía ocurrir en tu país? 

Será un problema que tú olvides esta situación y  la “normalices” porque entonces se convertirá en una violencia endémica y “normal” que será aceptada en nuestro país. 

Por eso, de esta crisis no estamos saliendo todos y todas juntos, muchos y muchas se han quedado en el camino. Al igual que Giusi Nicolini, alcaldesa de Lampedusa cuestionaba a la comunidad internacional no por cómo iban a atender la presión migratoria sino, directamente, preguntaba: “¿Cuánto tengo que ensanchar el cementerio?”. Parece que a los políticos españoles no les debemos preguntar por cómo van a resolver estos problemas sino por: “¿Cuántos bancos de alimentos más tenemos que abrir”?.

Con estas palabras no estoy pidiendo el voto para ningún partido político y, de hecho, aquí no vale el argumento del “y tú más” que se reprochan, histórica y vergonzosamente, los partidos que han estado en el gobierno y en la oposición. Además, estoy fuera de toda sospecha porque he cedido mi voto a la campaña que permite votar a españoles expatriados afectados por el voto rogado (robado). Con estas palabras sólo quiero que pienses y reflexiones antes de votar. 

Porque todos los votos valen lo mismo. El voto del que sólo se preocupa por su bolsillo y que se despreocupa por los demás vale lo mismo que tu voto, el de alguien que te preocupas por ti y los tuyos, por supuesto, pero que también que eres solidario y que quiere que tu país progrese siendo solidario con sus ciudadanos y preocupándose por ellos, sobre todo, por los que más ayuda necesitan.

Los dos votos valen lo mismo, él o ella no se va a quedar en casa. Y tú, ¿te vas a quedar en casa?

Comparte tu activismoShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Email this to someone
Posted by Pablo Cortés Ferrández  |  0 Comment  |  in Incidencia política

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Copyright ©2014-2015 Pablo Cortés Ferrández - Fotografías vidalorga.com *Las opiniones expresadas en esta web y en el blog son de exclusiva responsabilidad del autor y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de terceros.